septiembre 15, 2018

¿Por qué no? Algo sobre las nubes




Fernando Carlos Hernández
Fotos: Fernando Carlos Hernández,
y Ana María Román Díaz

Las nubes no sólo pueden servirnos como fuente de inspiración para escribir, una poesía o un cuento. Si bien no suelen estar muy bien vistas, sobre todo durante el verano cuando lo que se quiere es disfrutar del sol, la realidad es que sin ellas la vida en nuestro planeta lo más seguro es que no hubiese aparecido, pues para poder vivir, como sabemos, es imprescindible el agua.

Las nubes se forman cuando el aire se eleva calentado por la irradiación terrestre. A medida que se va calentando, el aire sube y se eleva hasta que llega a su punto de rocío, que será cuando se condensa el vapor de agua en gotas muy pequeñas de agua o de cristales de hielo. Estas gotitas, que tienen forma esférica y miden entre 0,004 y 0,1mm, están en continuo movimiento al encontrarse suspendidas en el aire y al verse sometidas a corrientes ascendentes, por lo que chocan unas con otras y se agrupan. Dependiendo de las condiciones atmosféricas, se puede producir un aumento en su tamaño de manera que las haga precipitarse.


Tipos de nubes
El movimiento del aire juega un papel muy importante en la formación de las nubes, ya que, por ejemplo, si se crean entre vientos o aire con intensas corrientes ascendentes tendrán un desarrollo vertical, mientras que, si se crean en aire en reposo, aparecerán en capas o estratos. Así, se distinguen tres tipos de nubes: altas, medias y bajas.


Altas: a menudo tienen un aspecto de pluma de ave. Se forman a una altura entre los 7 y los 13 km, y no precipitan, pero pueden ser un indicador de cambio de tiempo. Los géneros que encontramos aquí son los Cirrus, Cirrocúmulus y Cirrostratus.


Medias: son aquellas que cubren total o parcialmente el cielo, de aspecto fibroso o uniforme. Se forman a una altura entre los 3 y los 6 km, y no precipitan. Los géneros que encontramos aquí son los Altocumulus y Alstrostratus.


Bajas: tienen un aspecto algodonoso, y pueden llegar a precipitar si están a baja altura y tener un gran desarrollo vertical. Se forman a altura por debajo de los 3km. Los géneros que encontramos aquí son los Stratus, Cumulus, Cumulonimbus.






















No hay comentarios: