mayo 27, 2017

Los Siete Pecados Capitales



Carlos  Ángeles
caedanto


Los pecados capitales se originan durante los primeros años del cristianismo, y surgen como la contraparte de las 7 virtudes del catolicismo.
Se dice que son capitales porque son los pecados que dan origen a otros, esto es que al cometer un pecado capital la persona puede incurrir en otros que estén relacionados.
En lo personal siempre he creído que el castigo a los pecados capitales busca reprimir los impulsos más animales del ser humano, para convertirlo en una versión más espiritual del mismo.
En este ejercicio fotográfico, decidí usar frutas porque están relacionadas con uno de los pecados capitales (la gula) y porque son innumerables los ejemplos en la cultura donde se relacionan alimentos y pecados, como es el caso de Blancanieves, envenenada con una manzana por la envidia de su madrastra. La intención era incluir una dosis de humor, haciendo uso de colores texturas y algunas referencias populares.






SOBERBIA
Es el pecado de atribuirse un valor excesivo a sí mismo, y despreciar a los demás. Su virtud cristiana es la Humildad.
La berenjena es usada en muchos contextos como símbolo fálico, en la actualidad es frecuente este uso en Whatsapp. Y en el reino animal (y humano) nada provoca tanta competencia y afán de mostrar que se es el mejor, que el afán reproductivo y el tamaño del miembro viril.


LUJURIA
La lujuria es el apetito incontrolable de los asuntos carnales, relacionada principalmente al deseo sexual incontenible. Se enfrenta con la virtud de la Castidad.
El rojo es el color de la pasión, por eso las fresas y la manzana, esta última al cortarse por la mitad remite al sexo femenino, amenazado por la fruta, casi símbolo nacional, del miembro masculino: el plátano.




GULA
El deseo enfermizo de comer y beber, su contraparte virtuosa es la Templanza.
En el reino animal nada es más preciado que las fuentes de energía, muchos animales comen de más para cuando lleguen los tiempos de escasez. El hombre ha convertido esta tendencia natural en un peligro para mismo, el consumo excesivo de carbohidratos es uno de los grandes problemas de salud a nivel mundial. Además, las fresas con crema son bien conocidas por ser el antojo de madrugada de las embarazadas.




AVARICIA
El afán de tener cada vez más cosas materiales, sin compartir con nadie. Su contraparte es la Generosidad.
En la fotografía las fresas, coloridas y abundantes, son acaparadas más allá de lo que puede sostenerse en un recipiente evidentemente más costoso que la humilde tapa de plástico donde hay unas pocas uvas.




ENVIDIA
Enojo o tristeza al ver lo que otra persona posee. La virtud que ha de procurarse es la Caridad, que dicta que hay que amar a los otros como a uno mismo.
Una frase muy conocida sobre este pecado: “Está verde de envidia”, bien podría significar que la envidia destruye al que la siente, por eso la piel se ha desprendido del aguacate dejándolo verde. Por otro lado, el aguacate es un fruto con más cualidades que la berenjena, pero a veces la envidia no permite ver quién es en realidad el mejor.



IRA
Es es pecado del enojo incontrolable, que se combate con la virtud de la Paciencia.
La ira destruye con violencia, el extremo de la ira es el asesinato de aquel que nos provoca el sentimiento intenso. En la cultura popular el enojo hacia un personaje público se manifiesta en forma de jitomatazos.


PEREZA
La falta de ganas para hacer aquello que nos corresponde, combatida con la virtud de la Diligencia.

La pereza es el origen de lo mal hecho, del hacer todo “al aventón”, de forma descuidada e imperfecta. “Todo quieres peladito y a la boca”, frase que expresa la inconformidad ante el perezoso que no se quiere esforzar; nacido de aquellas madres que hasta la fruta le pelan y pican al hijo para que coma sin tener que mover un dedo.

No hay comentarios: