febrero 28, 2017

Jules Gabriel Verne. (Nantes, 8 de febrero de 1828 – Amiens, 24 de marzo de 1905)


Ana María Román Díaz
Biblioteca MV José de la Luz Gómez
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Universidad Nacional Autónoma de México
México, D. F., C. P. 04510

Febrero, mes en que conmemoramos el nacimiento de escritor, poeta y dramaturgo francés, célebre por sus novelas de aventuras y por su profunda influencia en el género literario de la ciencia ficción: Julio Verne.
Una gran amiga mía, Irene Joyce Blank insistió en prestarme sus libros, la primera edición de las obras completas de Julio Verne. Era para mí un honor que tuviera esa confianza, pero también me resultaba una gran responsabilidad. Leí varios y compartí el gusto de Joyce por el autor.
Un día un vendedor de libros llega a ofrecerme las obras completas de Julio Verne, edición de 2002 de Editorial del Valle de México. No lo dudé y las compré inmediatamente. Ya compartía ese gran tesoro y me liberaba de la angustia de tener en mis manos una edición valiosa y ajena.
Julio Verne es uno de los escritores más importantes de Francia y de toda Europa gracias a la evidente influencia de sus libros en la literatura vanguardista y el surrealismo, es el segundo autor más traducido en el mundo, después de Agatha Christie. Es considerado, junto con H. G. Wells, el «padre de la ciencia ficción». Fue condecorado con la Legión de Honor por sus aportes a la educación y a la ciencia.
Escribir de un personaje como Verne, resulta difícil; hay tanto que decir sobre su vida y mucho más sobre su obra y el impacto que nos ha causado. A manera de modesto homenaje, compartiré algunos datos biográficos del autor.
Nació en Nantes, su padre quiso que se dedicara a su carrera en la abogacía, pero él no aceptó y su padre dejó de financiarle. Todos sus ahorros los gastó en libros, mientras pasaba largas horas en las bibliotecas de París queriendo saberlo todo. Verne apenas tenía dinero para poder alimentarse, lo que le ocasionó tantos trastornos digestivos (ocasionándole desarreglos estomacales e incontinencia fecal), así como trastornos nerviosos que acabarían por desfigurarle la cara y le ocasionarían parálisis facial.
Muchos biógrafos afirman que en 1839, a los once años, se escapó de casa para ser grumete en un mercante que viajaba a India llamado Coralie, con la intención de comprar un collar de perlas para su prima Caroline (de quien estaba enamorado), pero su padre alcanzó el barco y bajó a Julio. Y desde allí empezó a escribir historias, pero realmente el interés por escribir se le da cuando una maestra le cuenta anécdotas de su marido marinero. Verne estaba interesado en la poesía y la ciencia. Leía y coleccionaba artículos científicos, demostrando una curiosidad casi enfermiza que le duraría toda la vida.
Verne en 1856.
Trabajo de la mañana a la noche sin parar, y así todos los días (...) El estómago sigue bien, pero los tirones de la cara me molestan mucho; además, como tengo que tomar siempre algo, ya no duermo absolutamente nada. (...) Todas estas molestias proceden de los nervios que tengo siempre en extrema tensión.
Así escribe, pues, una carta a su madre, hablando de los problemas surgidos por la falta de alimentación:
Una vida que limita al norte con el estreñimiento, al sur con la descomposición, al este con las lavativas exageradas, al oeste con las lavativas astringentes (...) Es probable que estés enterada, mi querida madre, de que existe un hiato que separa a ambas posaderas y no es sino el remate del intestino. (...) Ahora bien, en mi caso el recto, presa de una impaciencia muy natural, tiene tendencia a salirse y, por consiguiente, a no retener tan herméticamente como sería deseable su gratísimo contenido. (...) graves inconvenientes para un joven cuya intención es alternar en sociedad y no en suciedad. ¿Por qué por decirlo de una vez?
En 1850, a los 22 años de edad, escribe una comedia ligera, Las pajas rotas que logra estrenar en París gracias a Dumas, con modesto éxito. Al año siguiente publica en la revista ilustrada El museo de las Familias dos relatos: «Martín Paz» (una fantasía inspirada en las pinturas del artista peruano Ignacio Merino) y «Un drama en México» (un cuento histórico inspirado por el Viaje al equinoccio americano, del naturalista y explorador alemán Alexander von Humboldt) y varias obras teatrales, libretos para operetas de moda y novelas cortas. Durante esta época es secretario del Teatro Nacional de París, recomendado por Dumas. Pero el poco dinero que puede reunir lo invierte en un piano.
En mayo de 1856 conoce a quien será su futura esposa, una mujer llamada Honorine Deviane Morel, que es viuda de Morel y madre de dos hijas (Valentine y Suzanne). Se casa (traicionando la causa de su misógino grupo de amigos Los once sin mujer) con Honorine el 10 de enero de 1857, creyendo que encontrará la estabilidad emocional que le falta. Le pide a su padre 50,000 francos para invertir en la bolsa; tras una larga discusión su padre accede.
El matrimonio, en vez de ayudarle, le desespera rápidamente. Cada vez que se le presenta la oportunidad, escapa de sus deberes de cónyuge. En una ocasión en la que el matrimonio viaja a Esomes para pasar una temporada con la hermana de Honorine, Julio toma un barco rumbo a Escocia, obligando a su mujer, que no sabía nada de él, a regresar sola a París (ésa es la primera vez que Verne viaja en barco). Después decide emprender otro viaje a Noruega y Dinamarca.
Colaboró con el editor Pierre-Jules Hetzel, donde creó los Viajes extraordinarios, una popular serie de novelas de aventuras minuciosamente documentadas y visionarias entre las que se incluían las famosas Viaje al centro de la Tierra (1864) – mi favorita -, Veinte mil leguas de viaje submarino (1870) y La vuelta al mundo en ochenta días (1873).
En 1859 viaja a Escocia con su amigo Hignard. Su primera obra de ficción científica es también la primera novela que escribió, París en el siglo XX, y una de las pocas que no publicó en vida —se imprimió en 1994—; Pierre-Jules Hetzel, su editor, rechazó la novela por el pesimismo que encerraba, pues presagiaba una sociedad en que la gente vive obsesionada con el dinero y con los faxes. Julio Verne publicó en 1863 el primero de sus 60 Viajes extraordinarios, Cinco semanas en globo. La serie, prolongada durante casi 40 años, habría de incluir entregas de la talla de Viaje al centro de la Tierra (1864), De la Tierra a la Luna (1865), Los hijos del capitán Grant (1867). En el año 1869 aparece publicada en España —antes incluso que en Francia—, posiblemente debido a la amistad entre Hetzel y V. Guimerá —el traductor español de algunas de sus obras— Veinte mil leguas de viaje submarino (1869) a la que seguirían La isla misteriosa (1874), La vuelta al mundo en 80 días (1873), Miguel Strogoff (1876), La esfinge de los hielos, (1897) o El soberbio Orinoco, (1898). Trabajador infatigable, cultiva, paralelamente a sus viajes, su primera vocación: dramaturgo, escribiendo y adaptando algunas piezas para la escena.

Portada de la edición francesa de Hetzel de Las aventuras del capitán Hatteras.
Ilustración de Veinte mil leguas de viaje submarino (1870)
En 1861 logra reunir suficiente dinero para viajar a Noruega e Islandia con su mujer, pero ella no puede viajar por encontrarse embarazada. A su vuelta le recibe con su recién nacido hijo Michel Verne, único fruto del matrimonio.
Existen varias similitudes con el primer verdadero viaje a la Luna, el del Apolo 8 en 1968: en la nave viajan tres astronautas, Estados Unidos es el promotor y productor de la hazaña, despegan desde el estado de Florida, escapan de la gravedad terrestre a 11 km por segundo, requieren de 150 horas de viaje para llegar a la Luna, no alunizan sino que orbitan varias veces alrededor del satélite, y luego regresan a la Tierra.
El día del estreno de su adaptación al teatro de La vuelta al mundo en ochenta días, Verne vivió la única experiencia de su existencia digna de sus personajes: insistió en revisar personalmente la canastilla que conduciría a Phileas Fogg y a su inseparable Passepartout a grupas de un elefante verdadero. La caída de una parte del escenario asustó al animal, que salió despavorido del teatro con el autor a cuestas, para recorrer el Boulevard des Capuchins hasta que el domador los alcanzó en las Tullerías.
Verne llegó a poseer hasta tres barcos: el Saint Michel, el Saint Michel II y el Saint Michel III. Entre 1868 y 1886 hizo muchos viajes por mar, y a la par que navegaba llegó a conocer diversas ciudades.
En 1870 publica Veinte mil leguas de viaje submarino, novela en la que aparece la ría de Vigo, en relación con la Batalla de Rande, librada entre españoles e ingleses durante la Guerra de Sucesión a inicios del siglo XVIII. En 1878 Julio Verne quiso conocer en persona este lugar y, a bordo de su yate Saint Michel III, puso rumbo a Vigo, donde permaneció del 1 al 4 de junio. Durante su estancia acudió a la procesión de la Victoria y a las fiestas de la Reconquista.
Reside en la ciudad de Amiens. Durante los dos años siguientes continúa viajando: recorre Irlanda, Escocia y Noruega (1880) Inglaterra, el mar del Norte y el Báltico (1881).
Verne volvería en mayo de 1884 a visitar Vigo, en cuyo puerto reparó su yate.
Su hijo Michel Verne fue muy rebelde; quedó recluido en un manicomio a petición de Julio. Después de algunos años Michel salió, pero no perdonó que su padre lo hubiera internado. Michel ya había estado de pequeño internado en una correccional.
Cuando Verne tiene 58 años, en marzo de 1886, tiene lugar un trágico suceso: mientras camina de regreso a su casa, su sobrino Gastón, de 25 años, con quien mantiene una cordial relación, le dispara con un revólver, sin motivaciones claras. La primera bala no da en el blanco, pero la segunda le hiere en la pierna izquierda, provocándole una cojera de la que no se recuperará. El incidente es ocultado por la prensa y Gastón pasa el resto de su vida internado en un manicomio.
Verne en 1892.
En 1887 mueren su madre y Hetzel. Julio escribe entonces obras más sombrías. En parte esto pudo deberse a cambios operados en su personalidad, pero también, quizá a que el hijo de Hetzel, que continuó al frente de la empresa de su padre, no era tan riguroso en las correcciones como lo había sido aquél.
En 1888 Verne decide participar activamente en la vida política de Amiens, donde es elegido concejal del Ayuntamiento. Durante quince años desarrolla su actividad defendiendo una serie de mejoras para la ciudad.
Dos años antes de su muerte, Verne aceptó la presidencia del grupo de esperanto de Amiens y se comprometió a escribir un libro, en el que este idioma jugara un papel importante. El libro en cuestión, La impresionante aventura de la misión Barsac, no pudo ser terminado por él y cuando se publicó, se había eliminado toda referencia al esperanto.
Julio Verne en su lecho de muerte en 1905.
Enfermo de diabetes, Verne murió en su hogar, el 24 de marzo de 1905. Fue enterrado en el cementerio de La Madeleine, ubicado al noroeste de Amiens, en cuya tumba se representa a Verne emergiendo del sepulcro, obra del escultor Albert Roze. Su hijo Michel Verne supervisó la publicación de sus últimas novelas La invasión del mar y El faro del fin del mundo. La serie Viajes extraordinarios continuó durante un lapso prolongado al mismo ritmo de dos volúmenes al año. Posteriormente se descubrió que Michel había realizado extensos cambios (El secreto de Wilhelm Storitz, Los náufragos del Jonathan) o versiones completamente nuevas de estas historias (El eterno Adán (1910) y La impresionante aventura de la misión Barsac (1919)), cuyas versiones originales vieron la luz a finales del siglo XX.
En 1863, Verne había escrito una novela llamada París en el siglo XX acerca de un joven que vive en un mundo de rascacielos de cristal, trenes de alta velocidad, automóviles de gas, calculadores y una red mundial de comunicaciones, pero que no puede alcanzar la felicidad y se dirige a un trágico fin. Hetzel pensó que el pesimismo de esta novela dañaría la promisoria carrera de Verne y sugirió que esperase veinte años para publicarla. Éste puso el manuscrito en una caja fuerte, donde fue «descubierta» por su bisnieto en 1989 y publicada en 1994.
Estatua de Julio Verne en Vigo, España, realizada en 2005 por el escultor José Molares por el centenario de su muerte.
Se dice que fue precursor de la ciencia ficción y de la moderna novela de aventuras. Aunque más bien es un autor de literatura científica. Fue un estudioso de la ciencia y la tecnología de su época, lo que —unido a su gran imaginación y a su capacidad de anticipación lógica— le permitió adelantarse a su tiempo, describiendo entre otras cosas los submarinos (el «Nautilus» del capitán Nemo, de su famosa Veinte mil leguas de viaje submarino), el helicóptero (un yate que en la punta de sus mástiles tiene hélices que lo sostienen, en Robur el conquistador).
Algunas de las anticipaciones que se encuentran en la obra de Verne:
  • Ante la bandera, Los quinientos millones de la Begún: armas de destrucción masiva.
  • Robur el Conquistador: helicóptero.
  • De la Tierra a la Luna, Alrededor de la Luna: naves espaciales.
  • Una ciudad flotante: grandes transatlánticos, muñecas parlantes.
  • París en el siglo XX: internet, motores de explosión.
  • 20.000 leguas de viaje submarino, La isla misteriosa: submarino, motores eléctricos.
  • La isla misteriosa: ascensor.
  • El descubrimiento de las fuentes del Nilo (Cinco semanas en globo)
  • La conquista de los polos (Las aventuras del capitán Hatteras, La esfinge de los hielos, 20.000 leguas de viaje submarino)
  • Gobiernos totalitarios (Los quinientos millones de la Begún).
  • Viaje a la Luna (De la Tierra a la Luna, Alrededor de la Luna)
De las novelas de Julio Verne, 33 han sido llevadas al cine, dando lugar a un total de 95 películas, sin contar las series de televisión. La obra más veces adaptada ha sido Miguel Strogoff (16 veces), seguida de Veinte mil leguas de viaje submarino (9 veces) y Viaje al centro de la Tierra (6 veces).
Fotograma de La vuelta al mundo en ochenta días (1956), filme basado en la obra de Verne



Referencias
https://es.wikipedia.org/wiki/Julio_Verne Consultado el 14 de febrero de 2017
Mayor Orguillés, David, Grandes Biografías: Jules Verne
Cronología de la vida de Julio Verne, jverne.net, consultado el 14 de febrero de 2017
Andrade, Xavi (2005). «Julio Verne, padre de la literatura científica y de ciencia ficción». Especiales El Multicine. Consultado el 14 de febrero de 2017
«Julio Verne y el esperanto» (en esperanto y francés). Consultado el 14 de febrero de 2017
Pérez Rodríguez, Ariel (2007). «Julio Verne: ¿padre de la ciencia ficción?». Revista Digital Universitaria (Universidad Nacional Autónoma de México) 8 (9). ISSN 1607-6079. Consultado el 14 de febrero de 2017
Un auténtico visionario adelantado a su tiempo, Cantidubi, URL Consultado el 14 de febrero de 2017
Université de Picardie Jules Verne, historique (en francés), URL Consultado el 14 de febrero de 2017
Angenot, Marc (Primavera de 1973). «Jules Verne and French Literary Criticism». Science Fiction Studies (1 edición) I: 33-37.
Jacobson, A.; Antoni, A. Des anticipations de Jules Verne aux réalisations d'aujourd'hui. París: J. de Gigord.
UNESCO (2013). «Statistics: 'Top 50' Author». Index Translationum. UNESCO Culture Sector. Consultado el 14 de febrero de 2017

Obras completas de Julio Verne. México: Editorial del Valle de México: 2002

No hay comentarios: