febrero 28, 2017

Fomento a la lectura en la Biblioteca MV José de la Luz Gómez


Ana María Román Díaz
Biblioteca MV José de la Luz Gómez
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Universidad Nacional Autónoma de México
México, D. F., C. P. 04510
Muchas veces hemos escuchado que la rutina mata pasiones, y que por lo tanto tratar de fomentar un hábito se volvería algo negativo. Sin embargo, no debemos olvidar la importancia de los hábitos en el contexto psicológico.
¿Qué es un hábito? Práctica habitual de una persona, animal o colectividad. Es cualquier comportamiento reiterado en el tiempo. El hábito necesita de poco o casi ningún raciocinio, pues es un comportamiento aprendido que se fomenta mediante la práctica de la acción. Su utilidad primordial consiste en acortar tiempos, es decir nos permite hacer un mayor número de cosas, aprovechando los procesos mentales en otras situaciones que requieran mayor complejidad de acciones.
Existen hábitos adecuados e inadecuados, malos o buenos. El hecho de aprender a leer cada día, permite ir generando un importante bagaje cultural. Por supuesto que de lo que se trata es de fomentar el hábito de leer, que se vuelva una necesidad, no al hecho de pretender una lectura sin pensar en lo que leemos.
La lectura es de vital importancia para todas las áreas de la vida, por medio de ella se adquieren una buena cantidad de conocimientos que ayudan a mejorar el desempeño en cada labor desempeñada, ya sea en el ámbito profesional, familiar o social. Es muy importante que desde niños las personas adquieran el hábito de la lectura, para tener un amplio léxico y adquirir diferentes conceptos éticos.
Muchas veces se nos impuso alguna lectura, convirtiéndola en algo aburrido. Las escuelas deberían conocer las temáticas de interés de los alumnos y proporcionarles libros interesantes sobre las mismas, para que así experimenten el leer y puedan sorprenderse por los conocimientos que se pueden adquirir y las historias a conocer.
Una actividad conveniente para fomentar la lectura a cualquier edad es dramatizar las historias, es decir se le puede decir a una persona adulta o niño, lee este libro y después me cuentas o haces una representación de la historia, de seguro la persona leerá el libro con atención para lograr realizar una buena interpretación.
Otra estrategia puede ser contar con un área agradable en las bibliotecas escolares para la lectura libre, informal. Organizar círculos de lectura, lectura en voz alta, pláticas con escritores, talleres de cómo leer textos, así como de escritura.
Expandir los espacios de la lectura, esto es, utilizar la lectura como trampolín para poner a los estudiantes en contacto con otras manifestaciones culturales es una buena forma de integrar los libros a la vida cotidiana. Proyección de películas, obras de teatro, talleres literarios, poesía y dramatizaciones son algunas formas de generar esas conexiones que dinamizan y complementan el espacio lector.
La variedad es un componente interesante para que las personas en general se interesen por leer, tener un lugar especial con muchos libros de diversas áreas hará que los lectores potenciales destinen un tiempo para conocer las historias y conocimientos que proporcionan los libros.
El fomento de la lectura y el avance en la interpretación son los dos grandes ejes de la adquisición de la competencia literaria. Para poder abordarlos de manera exitosa es necesario generar hábitos y desde ahí crear lectores talentosos, con capacidad de valorar lecturas en su variedad y calidad.
Por los motivos antes mencionados, la Biblioteca MV José de la Luz Gómez ofrecerá en breve un espacio llamado “Sala de lectura informal” donde será posible realizar las actividades encaminadas a fortalecer los hábitos lectores de su comunidad.

No hay comentarios: