agosto 31, 2016

Películas: reflexión.



UNAM | Sarah Guadalupe Rosas Gutiérrez



El guardián de las palabras. (Joe Johnston, Pixote Hunt. 1994)


El guardián de las palabras es, sin duda, una de mis películas favoritas, en lo personal creo que no le falta nada, nos da un poco de los grandes géneros literarios representados por pequeñas historias que son protagonizadas por 3 personajes que no solo representan este mismo, sino que también nos enseñan un poco más de cada género.

La película nos hace ver que a través de la lectura los más jóvenes consiguen labrarse una personalidad que les ayudará a superar el mañana y que no debemos dejar olvidados los grandes clásicos literarios, que nunca pasarán de moda, estamos atravesando una época donde es más común que a los niños se les regale una Tablet que un libro, donde enseñamos que el que más tiene más puede y dejamos completamente de lado la moraleja de todos aquellos cuentos que leímos de niños: hay cosas más importantes, como el valor, la inteligencia y los valores.
Por último y como reflexión espontanea, de las que surgen cuando terminas de escribir algo y por primera vez después de haber trabajado la idea mucho… lo relacionas contigo, pienso que el aprendizaje o lección de esta historia no debe limitarse a los niños de antes o ahora, aplica a nosotros también, es como cuando Michael Ende escribió “MOMO” como un cuento para niños pero aleccionando a los adultos, hemos olvidado los géneros clásicos y justo ahora, hablando en solo por mí, me doy cuenta de la cantidad de libros que están a mi alrededor, sin ser tocados desde que mi lectura se limitó a los temas de Medicina Veterinaria y Zootecnia, me encasille, pareciera ser que ahora mi lectura es únicamente por obligación, siendo que todos esos libros que leí efectivamente me volvieron lo que soy.

Futuro salvaje 5 millones de años y Futuro salvaje 100 millones de años.

Decidí hacer la reflexión de ambos videos juntos porque el tema es realmente el mismo, en cuanto termine de verlos vino a mi mente la frase de una maestra que tuve en el CCH “Es curioso ver que tan perfecta es la naturaleza, que cada ser, organismo, ciclo, proceso… embona con exactitud”, su frase me dio vueltas muchas veces en la cabeza y entonces pensé “la naturaleza nunca se equivoca..” pero no pasaron ni 2 minutos antes de que yo sola me cuestionara “Tal vez nosotros, los humanos, somos su único error” y esa fue una discusión que tuve conmigo misma durante varias semanas, pero no diré en que concluyo hasta el final de mi reflexión.
Desde que los humanos comenzamos a utilizar los pulgares y descubrimos lo maravillosas que podían ser nuestras manos como herramientas, la vida sobre la tierra cambió, comenzamos a pensar como “la especie predilecta”, cambiamos el ser recolectores y carroñeros a ser cazadores, después a domesticar y cultivas y por ultimo a adueñarnos de todo, fue ese preciso momento en el que el pensamiento antropocéntrico nació, cuando vi los videos no pude evitar recordar todo lo que el hombre ha provocado desde el momento en que se autodenomino “superior”.
Esta no es una reflexión particularmente larga, porque me conozco, se lo mucho que me gusta hablar y argumentar sobre todo esto, pero no quiero divagar demasiado, todas las predicciones que nos muestran ambos videos, aunque no sean más que predicciones, son fascinantes, es increíble darnos cuenta que siempre hemos sabido que la mayoría de los procesos me la tierra son ciclos, pero ¿Cuándo consideramos que la tierra misma podría tener el suyo? Y todo esto me regreso unos años atrás, al día en que concluí la discusión que me gane a mí misma: NO, los humanos no somos ningún error, la naturaleza es tan perfecta que nos puso aquí y nos ha hecho creer que tenemos la capacidad de modificarla, cuando nuestro único propósito, a fin de cuentas, será marcar el inicio y el fin de una era, nosotros somos pasajeros y tarde o temprano, como todo, nos volvemos parte de la naturaleza, hoy por hoy, nos vamos como individuos, pero algún día, será como especie y no es triste, ni trágico, es perfecto.

No hay comentarios: