agosto 31, 2016

Dueño responsable de mi perro

Mvz Msp Celia Martinez Marroquin
Agosto 2016

Cuando pensamos en los perros, nuestra mente los ubica en un lugar donde son tratados con cariño. En algunos lugares son considerados como un miembro más de la familia. Es necesario que pensemos en todo lo que conlleva el tener un perro en casa y estar dispuestos a proporcionarles buena atención durante toda su vida, quince, o quizá veinte años.

Se debe de tener en cuenta, en primer lugar, que los perros no son regalos de Navidad ni del Día del Niño o del Amor y la Amistad. Quienes obsequian un perro, deben estar conscientes, que son seres vivientes y sintientes. Los perros van creciendo conforme pase el tiempo. El lugar de que disponían cuando pequeños, ya no será suficiente para ellos. La persona que los atiende ya no dispone del tiempo necesario y por una u otra causa ya no es posible tenerlos en casa y los dejan en la calle lejos de su domicilio; en otras ocasiones los llevan a las áreas rurales y ahí los abandonan.

En la vida, podemos hacer y tener lo que queramos, pero debemos hacerlo o tenerlo de la mejor manera. Debemos ser personas responsables de nuestros actos y gustos y demostrarlo realmente aceptando los compromisos y consecuencias.

Los etólogos caninos, expertos en educación de perros, han llegado a la conclusión que si queremos tener en nuestra casa o negocio un perro, tenemos que ser responsables de ese deseo o necesidad y observar todas las indicaciones a las que ellos han llegado:

1. Proporcionarles un lugar, protegido de las inclemencias del tiempo, como son: viento, lluvia o sol en exceso.
2. Tenerles siempre comida adecuada y suficiente para su tamaño y edad, así como agua limpia y fresca en recipientes limpios, durante todo el día.
3. No tenerlos inmovilizados, aislados, heridos, golpeados o asustados.
4. Que no sufran de estrés ni dolor y que reciban atención médica cuando sea necesario
5. Que tengan libertad de expresar los comportamientos propios de su especie, los perros.
Es importante que analicemos las ventajas y desventajas de tener en nuestro hogar o negocio, un querido perro.

Los perros son animales que desde hace ya demasiado tiempo, conviven con el hombre y se han adaptado mutuamente a vivir cerca. Nos brindan su compañía (en casa, en el negocio, en ocasiones nos acompañan a abordar el camión o la combi, o hasta nuestro lugar de trabajo), su ayuda (perros lazarillos o cuidando casas o negocios), su atención (nos siguen a todas partes) y sus muestras de afecto y/o cariño.

Bienestar animal es el estado en que el animal tiene satisfechas sus necesidades fisiológicas básicas frente a los cambios del ambiente.

Cuando las condiciones son hostiles y la adaptación resulta imposible, el animal enferma o muere. Si los animales consiguen soportar con poco o mucho esfuerzo, las condiciones negativas, los afectará de manera negativa en su crecimiento, productividad y estado de salud y se reflejará en la presentación de comportamientos anormales.

Los perros como todo ser vivo, presentan varias actitudes que los responsables de ellos, deben atender:

Como seres vivos comen y toman agua. El funcionamiento completo de su aparato digestivo normal, es la eliminación de los productos de desecho. El excremento y la orina que eliminan, si es dentro de nuestra casa, se levanta y se deposita en el drenaje o en la basura. Si esto sucede en la calle, tenemos la obligación de levantar ese excremento y llevarlo a depositar al drenaje o la basura. Aquí es donde debemos aplicar nuestra responsabilidad. Si nuestro perro no ha sido debidamente atendido por el Médico Veterinario (vacunas y desparasitaciones) va a contaminar el ambiente y los humanos podemos contagiarnos de parásitos internos o externos de los perros y de algunas enfermedades zoonóticas, las que se transmiten de los animales al hombre.

Los perros, se deben vacunar contra las enfermedades zoonóticas (Rabia, Leptospirosis, Leishmaniasis, Toxocariasis, Giardiasis, Dermatomicosis, entre otras). Al contagiarnos y si no somos debidamente atendidos podemos morir. Afortunadamente, la rabia no se presenta en los humanos en la ciudad de México, desde hace 16 años aproximadamente. La rabia que se ha presentado en perros han sido casos muy localizados y debidos a contagio por fauna silvestre (zorrillo y/o murciélago) todo esto gracias a la acción conjunta de los Programas Intensivos de Vacunación Antirrábica Canina de la Secretaría de Salud y la actividad diaria de los Médicos Veterinarios en sus clínicas y consultorios particulares. Las demás enfermedades zoonóticas y no zoonóticas, son atendidas por los Médicos Veterinarios en su clínica particular, vacunado, desparasitando y curando a los animales que son llevados por sus responsables al consultorio. Estos queridos animales que viven estrechamente vinculados con nosotros, si están sanos y normales, son incapaces de ocasionarnos un daño por contagio.

 Estos mismos amorosos animales consideran a todos los demás, como extraños y les pueden ocasionar, desde un susto hasta un accidente por mordedura, que es un problema de Salud Pública. En México se presentaron en el año 2015 en la República Mexicana 75 000 agresiones por perros. La agresividad de los perros es importante, porque constituye una de las principales causas de abandono y de eutanasia de perros “sanos” pero agresivos. La mayoría de los problemas de agresividad afectan negativamente al bienestar del animal, van acompañados de una respuesta de estrés que si se presenta frecuentemente, el bienestar del animal disminuye. Cuando existe una mordedura por perro, el problema es múltiple, ocasiona una lesión física y una psicológica y ambas ocasionan un gasto económico y dejan secuelas. Es necesario anotar que las mordeduras por los perros, ocasionan que las personas mordidas, si son niños, tienen que dejar de asistir a la escuela y si son adultos, esto les impedirá ir normalmente a desempeñar sus actividades laborales teniendo ambos una pérdida de conocimientos escolares y/o económicos. El problema de las mordeduras por perro incrementan los gastos en el área médica: insumos como medicamentos, jeringas, gasas, horas médico, enfermera, etc., mismos que podrían ser utilizados en la atención de otros rubros de Salud Pública.

Existen los perros que deambulan libremente en la calle durante el día y por la noche reconocen un lugar para dormir. Existen otros perros, los abandonados, que se vuelven agresivos y como en estas manadas, existen hembras y machos, hay reproducción sin control y los de las camadas son más agresivos aún, al no tener contacto con los humanos desde su nacimiento. Estos perros ya son agresivos y cualquier persona(s) que transite por los lugares que ellos consideran su territorio, la(s) agreden. Las lesiones pueden ser tan graves que ponen en peligro la vida de los humanos. Los perros no son culpables, son agresivos al no tener trato con los humanos y carecer de alimento adecuado y suficiente, no cuentan con un lugar para protegerse de las inclemencias del clima y por lo tanto, agreden.

Es importante, tener en cuenta algunos puntos básicos e importantes que es urgente y necesario recordar cuando queremos o necesitamos tener un perro en nuestro entorno.

Conocer exactamente en lugar que disponemos para que nuestro querido animal disfrute de lo que tiene derecho. El lugar debe ser adecuado a su tamaño para que camine libremente sin restricciones. Debe estar debidamente protegido contra las inclemencias del tiempo (sol, lluvia, aire).

El responsable del perro, debe tener capacidad económica adecuada, que le brinde la oportunidad de proporcionarle una alimentación adecuada y atenderlo con el Médico Veterinario en prevención y/o curación, durante toda la vida del perro.

La persona que pretende ser responsable de un perro, debe tener el tiempo suficiente y la disposición para atenderlo y proporcionarle el bienestar físico y mental que le permita vivir sanamente durante todo el tiempo que viva.

Debe llevarlo a caminar todos los días; al sacarlo a la calle debe ponerle bozal y cadena, para evitar agresiones a las personas.

Si el futuro responsable del animal de compañía, su consentido y querido perro, cuenta con las facilidades y comprende el compromiso de estar al pendiente de él, puede aspirar a tener un perro comprado, regalado, o recogido de la calle. Es un compromiso de por vida y ningún animal merece ser tratado con crueldad.

NO A LA CRUELDAD ANIMAL 

No hay comentarios: