septiembre 21, 2015

Gracias

México, D.F. a 29 de agosto de 2015
M.V.Z. Roberto Pérez Valiente y Jácome

 Para fines del año de 1993 y principios de 1994, me sucedieron varios eventos, a los cuales no encontraba una explicación adecuada. Uno de ellos fue a mi padre que en ese tiempo contaba con 86 años de edad enfermó de un gastroenteritis severa, pensaba en internarlo. El presidente de gastroenterólogos de México de aquella época era amigo de mi padre, le indicó un tratamiento pero no mejoraba. Otro amigo el Dr. Francisco Estrada rinólogo y médico homeópata le comenté  de la situación de mi padre lo atendió, en cuestión de unas horas se alivió. Mi padre me hizo el comentario y me sugirió que tomara el curso de homeopatía, que se impartiría en mi Facultad. Por esos días me mordió un perro una mano y una Señora que era enfermera homeópata me atendió, me recomendó que darían un curso en mi Facultad sobre homeopatía. Yo no creía en la homeopatía en ese entonces pero vi los resultados sorprendentes y decidí inscribirme al curso que fue del 21 al 25 de Febrero de 1994 por la División de Educación Continua de FMVZ de la UNAM. Faltando un día para terminar el curso atendí un perro intoxicado de una señora además llegó una gata de otra señora también intoxicada, ambos casos salieron adelante, esto me motivó a iniciar mi tesis sobre homeopatía la cual se intitula “Evaluación del Efecto Hemostático del Phosphorus 9c en Perros”. He podido encontrar la puerta principal para mis tratamientos con la homeopatía. Con todo mi agradecimiento a mi Alma Mater La UNAM, a mi FMVZ, a la División de Educación Continua de mi Facultad, y mi agradecimiento a mis asesores de mi tesis al Dr. Luis Núñez Ochoa, Dr. Santiago Aja Guardiola, Dr. Ciriaco Tista Olmos y todo mi amor y eterno agradecimiento a la MVZ Enedina Silva Cabrera por toda su comprensión y su disposición para enseñarme y guiarme en el nuevo camino por el que camino ahora, el de la Homeopatía. 

Gracias

“No debemos obedecer al hombre, ni incluso a nuestros padres después de que somos lo suficientemente maduros para pensar por nosotros mismos, debemos obediencia a la verdad” 
(Dr. J.T. Kent)

No hay comentarios: