septiembre 20, 2015

Enedina Silva Cabrera

Norma González
Rocío Plata


Hoy quiero escribir acerca de una gran amiga, que hace unos días se fue de este mundo material.

Voy a describir a esa estudiante de Veterinaria, en los años 80, su inquietud era hacer algo diferente donde resultara tratar a los animales como semejantes no dañándolos y darles calidad de vida, resaltando cuidar la salud tanto de los animales como la de los humanos. Fue así como ella buscó integrar lo natural con la Medicina Veterinaria, “Curar sin Dañar” era su ideal.

Es así como ella integró la Medicina Homeopática a la Medicina Veterinaria, el conversar con ella sobre este tema era pasar horas integrando ideas de esta terapéutica hacia los casos clínicos por lo que tú estabas sufriendo. Sin importar distancias, tiempo, ella estaba contigo para apoyarte en lo que le pidieras, esa era su gran nobleza.

Con el paso del tiempo comenzó a integrar más conocimientos de lo que ahora conocemos como Medicina Alternativa, tales como herbolaria, acupuntura, esencias florales, kinesiología, homeopatía, y su gran pasión la numerología, cuando tu conocías a la Dra. Enedina por primera vez era obligada una pregunta “¿Cuál es tu fecha de nacimiento?“ Era capaz de integrar en la consulta los problemas emocionales y físicos, y así dar la terapéutica adecuada para cada ser vivo llámese propietario o animal en cuestión “Curar sin Dañar”.



Y qué decir de las anécdotas de sus primeros casos clínicos aplicando homeopatía como medicamentos en animales de zoológico, ayudando a una elefanta que con una úlcera en un miembro anterior que ya tenía más de un año con su lesión logrando que cicatrizara con el maravilloso Sulfur, Silicea, Calendula, logrando cerrarla en un mes y claro dándole calidad de vida como ella lo buscaba ese fue su primer gran logro. O el de una orangutana, la cual estaba diabética y después de 4 años de tratamiento convencional ya no se dejaba manejar y con la integración de Esencias Florales de la Atlántida, Homeopatía y su tratamiento convencional se logró un manejo más sutil en el animal dándole 2 años más de calidad de vida.



Estar con Enedina era una aventura ir cada 21 de Marzo a recibir la energía de primavera, en Teotihuacán o en Cuicuilco fue fantástico, recibir información de la Luna como afecta a los seres vivos cada mes era obligatorio, revisar cada suceso importante en tu vida y como la astrología estaba ligada a cada suceso de tu vida era dejarte pensando. En cada reunión que teníamos era una gran satisfacción haber estado conviviendo con la gran amiga Enedina, que lo mismo disfrutaba una buena taza de café o de una humilde comida. Las reuniones para celebrar cumpleaños en los Sanborn’s era terminarlas hasta que cerraban el restaurante llegando inclusive a que nos apagaran las luces para que nos saliéramos y siempre diciéndonos la siguiente reunión que sea más temprano para que no nos corran.



Fue una amiga fiel si necesitábamos consuelo estaba contigo hasta que te veía mejor, claro era obligado para esas emociones que compartiera una buena dosis de; Ignatia Amara para el mal de amores, Pasiflora, Valeriana para el insomnio, Nux Vomica para la pérdida de un ser querido llámese Propietario o Animal.

Hasta el día de su partida pensó en nosotras dejando una buena dosis de preparado homeopático Nux Vomica.

Dra Enedina Silva Cabrera, te extrañaremos mucho, pero te seguiremos haciendo honores porque dejaste muchas enseñanzas, y sobre todo amor y servicio. Tus enseñanzas jamás serán olvidadas seguiremos el camino que dejaste abierto hacia el conocimiento de las terapéuticas alternativas, me siento orgullosa de pertenecer al grupo de amigos” Enedina Silva” y ser parte de esas semillas que preparaste para que tu conocimiento y tus esfuerzos sigan adelante. 

Tus amigas que te quieren: Dra Norma Patricia González Martell y Dra Rocio Plata Juárez.


No hay comentarios: