septiembre 21, 2015

Como conocí a Enedina

Ana María Román Díaz
Biblioteca MV José de la Luz Gómez
Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia
Universidad Nacional Autónoma de México
México, D. F., C. P. 04510
Email: anacarlo@unam.mx

Era 1995, yo estaba preparando mi viaje a Cuba; invitada por el Ministerio de Agricultura de ese país.

Enedina visitaba frecuentemente la Biblioteca y conversábamos. Ella acababa de sacar su primer libro de Homeopatía veterinaria. Al comentarle que iba a La Habana, Viñales y Pinar del Río, me dijo: Llévales un ejemplar de mi libro.

Así lo hice, entregué el libro en el Centro de Información y Documentación Agropecuaria (CIDA) del Ministerio de Agricultura.

Ellos se encargaron de difundir el libro por toda la isla, convirtiéndose en un referente obligado para los médicos y médicos veterinarios cubanos. Enedina se convirtió en todo un personaje, apreciado y admirado por el gremio cubano.

Ella siempre me agradeció haber sido la portadora de su obra y que haya tenido tan buen éxito.

Desde entonces me invitó a participar siempre en los eventos sobre homeopatía, yo hablaba de la información y de historia.

Tengo una reina felina que presentaba convulsiones. Le hicimos estudios que no revelaron nada anormal. El futuro de Asterix no me agradó: Diazepam hasta que muriera. Acudí a Enedina, la recetó y a los pocos día de iniciado su tratamiento, desaparecieron las convulsiones.

Gracias por todo Enedina

1 comentario:

Ana Román dijo...

¡Qué tristeza al enterarme por la Revista que Enedina ya no está!!!
Siempre aprecié su entusiasmo y tenacidad, además de una bonhomía que la caracterizó desde estudiante.
La recordaré siempre con mucho cariño y me da gusto que en estas páginas sus amigos le hayan hecho este homenaje con bellos pensamientos.
Un abrazo como siempre:
Carmen Carbonell de Reinartz