noviembre 23, 2012

El mal del cachetón

Carlos David Rubio
 
calavera0001



Eran ya las 6 de la mañana


pues era hora de la inspección


no quería hacerla por la migraña


pero no estaba a decisión.


Revisé cuadra por cuadra


sin encontrar algún error


al tropezar con una piedra


lo miré con gran terror


era el trinche cachetón


revolcándose de dolor.


Era lo que más temía


un tremendo cólico


ni pedro, ya qué hacía


había que sondear al cuaco.


Me tenía que apresurar


la sonda nasogástrica introduje


pues la flaca acababa de llegar


me dijo: “espero que la ca… riegues” jeje.


Mientras salían los alimentos


de intestinos, chequé los movimientos


no se oía nada


me llevaba la tostada.


Luego vi una lombriz


retorciéndose en el suelo


casi me sentí feliz


he aquí la respuesta y mi consuelo.


Le pasé agua con omeprazol


y le di picadero aun sin salir el sol.


Chequé de nuevo los movimientos


ya se habían normalizado


la calaca guardó su hoz


y dijo, ni hablar, la partida me has ganado


ponle la ivermectina


y despídete de la catrina.

No hay comentarios: