febrero 21, 2012

¿Porque es importante la nutrición animal? Cuento didáctico


 Año 12 Vol. 12 No. 1/Febrero 2012

Cervantes Sánchez, Juan Manuel
Departamento de Nutrición Animal y Bioquímica.
2º Edificio 2ª piso. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.
Universidad Nacional Autónoma de México.
Avenida Universidad Nº 3,000, Delegación Coyoacán,
C. P. 04510. México, D. F. (MÉXICO)
Contacto: jmcs19@yahoo.com

  
Resumen
Como se sabe se requiere complementar las actividades cotidianas de la docencia con metodologías complementarias y de esta forma lograr los objetivos educativos de cada asignatura. El cuento didáctico es una pieza básica en el logro del los objetivos. Sin embargo, este recurso ha sido utilizado en educación preescolar y primaria. En esta ocasión lo utilizamos con fines didácticos a nivel superior. Tiene como finalidad introducir al estudiante en un área muy bien definida del conocimiento, en un corto tiempo. Este recurso didáctico es utilizado en esta ocasión para mostrar a un alumno la importancia del estudio de la nutrición animal y sobretodo la interpretación del sistema de condición corporal y sus diferentes lecturas.

PALABRAS CLAVES: nutrición, perros, condición corporal, cuento.

Abstract
As we know are required to complement the daily activities of teaching with complementary methodologies and thus achieve the educational objectives of each subject. The didactic story is a basic piece in achieving the objectives. However, this resource has been used in preschool and elementary education. This time we use it for teaching purposes at a higher level it aims to introduce students to well defined are of Knowledge, in a short time. This teaching resource is used this time to show a student the importance of studying animal nutrition and overall interpretation of the BCS system and its various readings.

KEY WORDS: nutrition, dogs, corporal body, tale.

Recursos: La atención, la antipatía, la contradicción, la corazonada, la curiosidad, la duda, la expectativa, la imaginación, la impaciencia, el interés, el juego, la memoria, el placer, la simpatía, la satisfacción, la sorpresa, el temor, la travesura, etc.


Cuento didáctico

Una mañana del frío mes de diciembre, el profesor Azoé, catedrático de la asignatura de nutrición animal de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, iba caminando por el pasillo central de la escuela, cuando de pronto fue interceptado por una estudiante.

Perdone señor, ¿es usted maestro de esta facultad?

Dr. Azoé: Hola amiguita, ¿qué te hace pensar que yo soy profesor de esta escuela?

Mariana: Pues un pajarito me dijo un día, si ves a un señor canoso y con bata blanca y que tuviera un log que dijera: Académico UNAM, entonces diste en el blanco.

Dr. Azoé: Eju. Muy observadora, dime muchacha ¿En qué te puedo ayudar?

Mariana: Pues verá maestro, mi nombre es Mariana Claudio, estoy terminando el segundo semestre de la carrera de veterinaria de esta Facultad.

Dr. Azoé: Mucho gusto Mariana, yo soy el profesor Azoé, maestro de la materia de nutrición animal.

Mariana: Bueno profesor ya que nos presentamos ¿pudiera permitirme platicar con usted unos cuantos minutos?

Dr. Azoé: Pues mira, dime ¿qué es lo que quieres saber? Si es algo no muy complicado lo podemos resolver en poco tiempo, y si es algo más complejo pues nos vemos cuando ambos tengamos más tiempo.

Mariana: Estoy de acuerdo profesor. El punto es que me gustan mucho los animales, mi sueño dorado es salir en la televisión internacional y tener mi propio programa, como César Millán, el encantador de perros.

Dr. Azoé: Muy bien Mariana, vas por buen camino, pero ¿todavía no logro descubrir cuál es el problema?

Mariana: Si en el futuro pienso dedicarme a esta rama de la veterinaria, ¿para qué estudio, anatomía, bioquímica, biología molecular, estadística, genética, fisiología, nutrición, economía, etc.?

Dr. Azoé: Entonces, ¿tú que crees que debías estudiar?

Mariana: Pues algo más concreto, cirugía, medicina interna, imagenología, traumatología, oftalmología, oncología, etc.

Dr. Azoé: ¿Y… tú crees que puedes entender esas materias sin estudiar anatomía, biología celular, biología tisular, fisiología y nutrición?

Mariana: Pues leyendo libros o fotografías en internet y nos ahorramos todo ese rollo.

Dr. Azoé: Y sí no estudias anatomía ¿cómo encontraras tu sola el músculo u órgano a intervenir? ¿Si no estudias biología celular y tisular cómo sabrás en medicina interna cual será el pronóstico y las contraindicaciones secundarias que presentan los fármacos?

Mariana: ¿No cree que son muchas preguntas para ser respondidas en tan corto tiempo Profesor?

Dr. Azoé: Así es Mariana, sabes, tengo clase en 10 minutos, búscame en mi cubículo en el Departamento de Nutrición Animal, algún día en la mañana a partir de la semana que entra. ¿De acuerdo?

Mariana: Yo tengo práctica más tarde, pero está bien, lo busco la semana que entra porque el próximo semestre debo llevar la materia de nutrición, pero antes de eso quiero estar convencida que voy por el camino correcto.

Dr. Azoé: De acuerdo Mariana, espero verte pronto, cuídate.

A la semana siguiente, ya pasadas las 12 de la tarde, una menuda figura llegó a la puerta del Departamento de Nutrición Animal y marcó la contraseña 2009, y en ese momento el profesor Azoé oyó en su oficina el ruido del interfón Tururururuturutururu, y se dirigió a abrir la puerta.
Dr. Azoé: Hola Mariana, pensé que ya no vendrías, pasa.

Mariana: Hola profesor, ¿cómo le fue de fin de semana?

Dr. Azoé: Bien, mi mujer me dijo ¡la Barbie quiere ir a Tepoztlán! Y pues ya sabes la tuve que llevar.

Mariana: ¿Y quién es la Barbie?

Dr. Azoé: Pues ella misma, jaja y tú ¿a dónde fuiste?

Mariana: Pues estuve en mi casa viendo la televisión, ya sabe caricaturas, algunos churros mexicanos, algunas series estadounidenses, los clásicos canales de venta de productos, algunos conciertos, biografías, documentales de diferentes partes del mundo, etc.

Dr. Azoé: ¿Qué te parece si continuamos con la plática que dejamos inconclusa?

Mariana: Me parece bien.

Dr. Azoé: Según veo Mariana, vas por buen camino, haces bien en cuestionar lo que estás aprendiendo. Yo te voy a hablar acerca de la importancia de la nutrición.

Mariana: Perdón profesor Azoé: yo creo que la nutrición es importante, ¿pero con darle croquetas de alguna marca de alimento reconocida nos ahorramos todo ese rollo?

Dr. Azoé: ¿Y cómo puedes saber cual marca de alimento es la indicada para tu perro?

Mariana: Pues elijo alguna que se anuncie en la tele, en las revistas y en el internet.

Dr. Azoé: ¿Y cómo puedes saber si el alimento es adecuado?

Mariana: Pues porque el perro se lo come.

Dr. Azoé: ¿Sabías Mariana que hace varios años en el mercado norteamericano algunas compañías prestigiadas tuvieron problemas porque en sus dietas aparecieron restos peligrosos de melanina y que tuvieron que retirar del mercado grandes lotes de esos alimentos?

Mariana: ¡A Caray! ¿Habrá llegado esto a América latina?

Dr. Azoé: No lo sé. Pero de cualquier modo el hecho de que un perro se coma un alimento no es parámetro suficiente para pensar que es adecuado.

Mariana: ¿Entonces profesor que indicadores debo observar?

Dr. Azoé: Pues en cosas más tangibles, el aspecto del perro, su comportamiento, el pelo, y sobre todo su condición corporal.

Mariana: ¿Me puede dar un ejemplo más concreto?

Dr. Azoé: Bien, hace algunos años los veterinarios comenzaron a hacerse la misma pregunta hasta que se desarrollaron escalas de condición corporal para diferentes especies de animales domésticos y zootécnicos.
Mariana: Creo que el otro día una amiga hablaba sobre ese tema, pero no le puse mucha atención, pero ahora veo que es importante, ¿me lo puede explicar por favor?

Dr. Azoé: Se han establecido diferentes escalas. Hay un sistema de condición corporal que desarrolló una compañía de alimentos para perros. Este sistema maneja una escala del 1 al 9, dónde el número 1 es un animal extremadamente delgado y el 9 por lo contrario, es un animal obeso.

Mariana: ¿Y cómo utilizo ese sistema?

Dr. Azoé: Pues verás. El centro de la escala es el número 5 y se refiere a un perro en estado normal, ni gordo ni flaco. Mientras que el número 6 corresponde al perro normal más un 10% de peso adicional, el número 7 corresponde al normal más el 20%.

Mariana: Déjeme adivinar, ¿entonces el número 8 corresponde al normal más el 30%, y el 9 al normal más el 40%?

Dr. Azoé: Creo que ya estás comprendiendo.

Mariana: ¿Y con los números del 1 al 4 se sigue la misma lógica?

Dr. Azoé: Así es, pero en sentido inverso.

Mariana: ¿Y cómo es eso?

Dr. Azoé: El número 4 corresponde al normal menos el 10% de peso, el número 3 al normal menos el 20%, el número 2 corresponde al normal menos el 30% y finalmente el número 1 corresponde al normal menos el 40%.

Mariana: Ya entendí cómo se forma la escala, pero dígame ¿cómo la debo interpretar?

Dr. Azoé: Pues veras. Un animal sano, bien alimentado, independientemente de la marca de alimento que le des debe mantenerse en el número 5 de la escala, quizás hasta 6 o quizás hasta 4.
Sin embargo, los animales que están por encima de la escala en el número 7 ya deben comenzar a preocuparnos.

Mariana: ¿Hay algún motivo en particular para ponernos en guardia?

Dr. Azoé: Claro, esto indica que en breve tiempo y si no es que antes, este animal presentará algún trastorno.

Mariana: ¿Me puede poner un ejemplo?

Dr. Azoé: Qué te parece un perro pastor alemán que esté en el número 9 de la escala. Este animal va a presentar problemas en sus articulaciones por el sobrepeso que está cargando, su aparato circulatorio está esforzándose al máximo. Los riñones tienen que trabajar horas extras.

Mariana: Entonces de acuerdo con lo que me está diciendo, estos animales están propensos a enfermedades metabólicas como: diabetes mellitus, hipertensión arterial, aterosclerosis, hígado graso, etc.

Dr. Azoé: Pero hay algo más. En los animales con sobrepeso su longevidad se ve afectada.
Mariana: ¿En qué forma profesor?

Dr. Azoé: Algunos estudios han evaluado las consecuencias a largo plazo de la sobrealimentación, y se ha observado que los animales sobrealimentados viven menos años. Y no hay que olvidar que es más complicado calcular la dosis de anestesia para estos animales. ¿Te imaginas lo complejo que sería el atender el parto de una perra en el número 8 de la escala?

Mariana: ¿oiga profesor y eso es válido también para el ser humano?

Dr. Azoé: Tú tienes la respuesta en tu mente.

Mariana: ¡No me diga eso profesor! Desde mañana me voy a hacer ejercicio.

Dr. Azoé: Ahora bien, en cuanto a la parte baja de la escala, esto es del 1 al 3 también se presentan trastornos metabólicos.

Mariana: Entonces profesor, ¿debemos de procurar que los animales se mantengan en la escala en el número 5 y cuando están en la parte baja hay que corregir su alimentación para que se normalicen, y en el caso contrario tenemos que someterlos a dieta?

Dr. Azoé: ¿Qué te parece la plática que hemos tenido Mariana?

Mariana: De lujo profesor. Ahora comprendo que antes de pensar en corregir problemas etológicos como los que resuelve César Millán debo de aprender a evaluar la condición corporal y que a través de ese lenguaje morfológico puedo percibir el estado de salud de un perro.

Dr. Azoé: Bueno Mariana, creo que necesitas un espacio para poner en orden tus ideas. Te parece bien si dejamos el tema hasta aquí. Cuando tengas alguna otra duda mándame un mensaje de texto a mi celular ó un email a mi correo.

Mariana: De acuerdo prof. Gracias por su tiempo y disposición. Nos vemos luego.

Después de esto el Dr. Azoé tomó su portafolio y lista de asistencia para dirigirse al salón 2106 dónde tendría clase en unos minutos.

No hay comentarios: