noviembre 30, 2011

El siglo de los cirujanos (2)


Fernanda Lomelí
Estudiante de medicina veterinaria




Jürgen Thorwald. El siglo de los cirujanos. Según las notas de mi abuelo, el cirujano H. St. Hartmann. Barcelona: Destino. Traducción del alemán por E. Donato Prunera.

Título de la edición original: Das Jahrhundert Der Chirurgen. Segunda edición: marzo, 1961. © Ediciones Destino 1958.
La tragedia de Berna
Ester Cabot, tiene una deformación de la glándula tiroides y se encuentra muy grave. Ésta enfermedad es poco conocida en América, y los doctores se negaban a operar estos casos. Sin embargo en Europa se habían efectuado con éxito dichas operaciones.
Después de investigar acerca del tema, el Dr. Hartmann encontró que el doctor Kusher había logrado operar exitosamente de la glándula tiroides. Así que el Doctor le mandó un telegrama y pronto éste le contestó diciendo que quería ver a la joven.
Cuando el Doctor Hartmann compartió con el Doctor de la joven la posibilidad de que ésta fuera intervenida en Europa, el Dr. no estuvo de acuerdo. Pero, al final, la joven decidió que quería que la examinara el Doctor Kusher. Así que la llevaron a Europa.
Al llegar a la clínica del Dr. Kusher, el Dr. Hartmann se encontró con pacientes de casos psicopatológicos y el Dr. Kusher le explicó que eran casos de pacientes cuya glándula tiroides fue extirpada en su totalidad años atrás, y que esto produce cretinismo. Entonces el Dr. Kusher sugiere la extirpación parcial de la glándula tiroides de Ester.
Después de pensarlo, Hartmann informó al papá de Ester sobre la situación, y éste cedió por la insistencia del Dr. Kusher.
Tres semanas más tarde, Ester fue operada exitosamente en la clínica. El Dr. Kusher, desde entonces, realizó numerosas extirpaciones parciales de la glándula tiroides y en ninguno de los casos provocó afección cerebral.
Comentario
Es muy importante que como médicos conozcamos los efectos secundarios de las intervenciones quirúrgicas que realizamos. Esta película me enseño mucho acerca del cuidado que debemos tener al intentar nuevas técnicas de curación y lo observadores e intuitivos que estamos obligados a ser para el mejoramiento de éstas.
La almendra azul
En 1887 en Londres, un hombre muy enfermo trato de suicidarse con una escopeta. Después de que lo encontró su mayordomo, mandó llamar a su Doctor y éste le inyecto morfina para que se tranquilizara y pudiera dormir.
Un colega del Dr., pidió examinar al pobre hombre. Éste le revisó la espina dorsal y encontró que tenía sensibilidad a la presión en el lado izquierdo de la sexta vertebra dorsal, lo que significaba mutación patológica en el canal medular: probablemente un tumor, el cual ejerce presión provocando dolor.
Con el consentimiento del capitán enfermo, llamaron a un cirujano, el Dr. Hushley para que le practicara la extirpación del tumor cuyo procedimiento sería el primero en la historia de la medicina humana.
El Dr. Hushley aceptó, y luego de dos días llevo a cabo, exitosamente, la intervención.
Medio año más tarde, el Dr. Hushley presentó a su paciente completamente restablecido a la Sociedad Médico-Quirúrgica de Londres. La operación de la médula espinal que llevó a cabo por primera vez y con éxito se convertiría, en las siguientes décadas, en una práctica generalizada de la neurocirugía.
Comentario
Me llamó la atención el título de ésta película, y no comprendí su significado hasta los últimos 2 minutos: el tumor parecía una almendra azul.
Me parece increíble que una persona, después de practicar con animales, se haya arriesgado a intervenir a un hombre. Y, sin duda, esto demuestra la gran capacidad del hombre para curar a través del bisturí.
La hermana del Doctor
En Glasgow, en 1867 se llegó a la conclusión de que la ligación de los vasos sanguíneos después de las operaciones era un problema antiséptico, pues las heridas que supuraban más frecuentemente eran aquellas a las que se le dejaban los dos extremos de los hilos de seda saliendo de la herida, para luego sacarlos después de la cicatrización. Por lo que el profesor Lister sugiere un vendaje de ocho capas con ácido fénico para que los microbios no lleguen hasta la herida.
Al Dr. Lister, se le ocurre sustituir los hilos de seda, por tripas de gato, y lo prueba con conejos. El profesor se da cuenta de que las heridas cicatrizan bien y opta por probar en humanos.
Isabelle, la hermana del profesor Lister, está enferma así que busca a su hermano para que la examine. El profesor le diagnostica un tumor en el pecho derecho y explica que la intervención quirúrgica sería difícil porque la herida de la operación sería demasiado grande para poder protegerla contra una infección.
Por otro lado, Isabelle tiene una conversación con su esposo y se acuerdan de un doctor que estaba en Londres, el Dr. Morgan, quién contaba con un hospital construido con la técnica más moderna para evitar cualquier tipo de infección. Así que, el esposo de Isabelle decide ir a buscar a éste Doctor para platicarle la situación de su mujer.
El profesor Lister, va a ver a su papá (que también es cirujano), y le pide ayuda para operar a su hermana, pero cuando regresa de la reunión se encuentra con la sorpresa de que su hermana ya se había ido con su esposo Francis a operarse con el Dr. Morgan.
Lister busca a su hermana y convence a Francis de que sería mejor que él operara a su hermana y éste accede. Así que después de una discusión con el Dr. Morgan acerca de la supuración y la asepsia, el profesor Lister se lleva a su hermana.
Isabelle es intervenida por su hermano exitosamente.
A pesar del gran éxito del Dr. Lister, el Congreso de Dublín no significó aún el triunfo del método antiséptico. Incluso por la envidia de otros médicos, se ridiculizó la teoría de Lister sobre los microbios. Pasaron varios años hasta que las discusiones profesionales terminaron dándole la razón a Lister y la asepsia se impuso en todos los hospitales del mundo.
Comentario
La asepsia es una parte muy importante de la cirugía, porque previene la infección de las heridas que, incluso, pueden provocar la muerte. En ésta película también se mencionan los primeros materiales de sutura y es conveniente mencionar que la invención de elementos más eficientes para la cicatrización de las heridas es otro método que utilizamos para la prevención de infecciones postoperatorias.

No hay comentarios: