noviembre 30, 2011

El 23 de octubre (día del médico)


Felipe Román López

Esta fecha, quizá para muchos, no signifique más que un día para recordar, que se ha vuelto tradicional y, por tanto, rutinario. Por ello es conveniente que hagamos un poco de historia para divulgar el significado y la trascendencia de esta fecha.

La enseñanza médica en la Nueva España se inicia con la fundación de la Real y Pontificia Universidad creada por Carlos V, el 21 de septiembre de 1551, adaptando las constituciones de la Universidad de Salamanca y, tan solo precedida por la Universidad de San Marcos en Lima, fundada en el mes de mayo del mismo año.

Por decreto de la Real Audiencia se declara fundada la Cátedra de Medicina el 1 de mayo de 1578.

Desde 1570 en España se trata de uniformar la curricula de todas las Universidades Españolas y las de su área de influencia, separando a partir de esa fecha la Escuela de Cirugía, sobre la base de los Colegios de Cádiz y Barcelona, con las cátedras de Anatomía, Fisiología, Técnicas Quirúrgicas, Clínicas Quirúrgicas y Medicina Legal.

En el México Independiente se propuso un cambio en los sistemas de enseñanza apoyados por el partido liberal.

El 30 de marzo de 1833 ocupa la presidencia de México el Gral. Antonio López de Santa Anna y la Vice-presidencia el Dr. Valentín Gómez Farías. En ese año, por ausencia del Presidente, el Dr. Gómez Farías ocupa la presidencia en forma interina en 4 ocasiones. En la 3ª, en el lapso del 5 al 27 de Octubre, emitió los decretos para modificar la instrucción pública. Primero suprimiendo las funciones de la Universidad Pontificia y creando 6  Establecimientos, bajo la Dirección General de Instrucción Pública: el 1º de Estudios Preparatorios, el 2º de Estudios Ideológicos y Humanidades, el 3º de Ciencias Físicas y Matemáticas, el 4º de Ciencias Médicas, el 5º de Jurisprudencia y el 6º de Ciencias Eclesiásticas. El documento o decreto emitido el 23 de Octubre de 1833, era el inicio de la reforma radical planeada, asignando al Establecimiento de Ciencias Médicas, las siguientes cátedras: Anatomía General y Patológica, Fisiología e Higiene, 1º y 2º de Patología Interna y Externa, 1º y 2º de Clínica Interna y Externa, Materia Médica, Cirugía y Obstetricia, Farmacia Teórica y Práctica y Medicina Legal.

En el Capítulo IV, artículo 14, los prerrequisitos para ingresar, eran: 2 cursos de latinidad, 1 curso de francés, aritmética, algebra, geometría y lógica, física, historia natural, botánica y química.
En el capítulo V, artículo 18, para obtener el grado académico se indica: 1.- Acreditar haber cursado todas las materias señaladas. 2.- Aprobación del examen particular de cada materia. 3.- Aprobación del examen general: examen, lectura de la disertación señalada previamente por la Dirección.

Para el 27 de Noviembre se enlista el Profesorado: Director: Dr. Casimiro Liceaga. Sub-Director: Dr. José María Benítez. Anatomía: Dr. Luis Jecker.  Y Dr. Salvador Rendón.
El Establecimiento de Ciencias Médicas quedó alojado en el Convento de Bethlemitas, desde el 27 de noviembre de 1833, hasta el 24 de octubre de 1835.

Al día siguiente de la iniciación de cursos, Santa Anna regresa y desconoce la fundación del Establecimiento, dejándole sin subsistencia legal. Tres meses después restableció la Universidad Pontificia y todos los colegios a la situación previa.

Todos los Centros recién inaugurados tuvieron que cerrar sus puertas, con la única excepción del Establecimiento de Ciencias Médicas que, por disposición del gobierno, previa evaluación favorable, se cambió de nombre a Colegio de Medicina.

En febrero de 1835 se reanudan las actividades gracias al empeño y peculio del Dr, Liceaga. El Colegio de Medicina ocupó diversos locales, como: los domicilios particulares de los profesores, convento del Espíritu Santo, Colegio de San Ildefonso, colegio de San Juan de Letrán y convento de San Hipólito, hasta 1853.

A partir de 1854 el gobierno prestó el edificio de la Inquisición y en 1856 propuso la venta del edificio en $50,286.00, a cubrir con los salarios caídos que les adeudaban a los profesores y el saldo, de aproximadamente $5,000.00 en efectivo.

En 1824 las materias que se impartían, eran: Prima de Medicina, Vísperas, Método, Anatomía y Cirugía, Matemáticas. Impartidas por los Dres. Febles, Liceaga, Schiller Osorno, Calvillo y Joaquín Guerra, con los siguientes libros de texto: Fisiología de Bichat, Aforismos de Hipócrates, Bresdave, Lecera y Bails.

AL RECORDAR CADA AÑO EL 23 DE OCTUBRE, SE RINDE UN TRIBUTO A UN GRUPO DE MEDICOS EXCEPCIONALES, QUE CAMBIARON EL DERROTERO DE LA MEDICINA MEXICANA, PESE A LOS MULTIPLES OBSTACULOS QUE TUVIERON QUE VENCER.

No hay comentarios: