noviembre 30, 2011

Cenicienta, Espectáculo Circense

Felipe Román López


Una tarde, hace meses, me encontraba disfrutando del reposo que mis primeros 84 años de vida, me han concedido, pensando en qué espectáculo podría elegir para ver el fin de semana. Cuando un grupo de jóvenes, a quienes conozco desde pequeños, me invitaron a verlos actuar en el Polyforum Cultural Siqueiros, en la obra titulada CENICIENTA (ESPECTACULO CIRCENSE).

Me llamó la atención que jóvenes atletas actuaran en la hermosa obra, que es un cuento de hadas y, acudí a verla un domingo por la tarde, un tanto escéptico (lo reconozco) pero, recibí muchas gratas sorpresas.

Abrió la función el payaso "FRIJOLITO GERMINADO", a quien vi una vez actuar en un teatro del ISSSTE, siendo él un niño, en el estreno de una obra escrita por él mismo, donde cantó por primera vez, "La Canción del Payasito" y tuvo un gran éxito.

Su actuación ahora que se remata en la cama elástica, es extraordinaria. Hasta temí que iba a salir lesionado en sus espectaculares caídas.

La Cenicienta es actuada por la hermosa mujer que es Natasha Dupeyrón, quien logra una actuación extraordinaria cuando se transforma en trapecista, junto con el apuesto príncipe. La segunda vez me tocó ver a Ximena Aguirre en el papel de la Cenicienta y Rodrigo Guerrero, quienes realizaron una actuación inolvidable.

Destacan actuando: la madrastra (Magali Mota) en zancos enormes, las hermanastras: verde (Alain Carlos) y rosa (Marcela Silis), quienes nos hacen reír con sus estupendas actuaciones.

Dignas de mención son las 3 ratoncitas trapecistas (Sofía Peralta, Paola Alfaro y Karime Alvarez). Su actuación en el trapecio es magnífica.

El ratón malabarista, Víctor Carlos, sorprende con su actuación. Me dio envidia (de la buena) verlo actuar, pues no creía yo que fuera posible tanta perfección malabareando.

La ratona con el listón, Christine Wingartz, es una bailarina profesional extraordinaria que se roba las miradas al actuar.
Debo confesar que el escepticismo inicial se transformó en asombro y, hasta me olvidé del tiempo transcurrido en el Polyforum. No sabría decir cuánto duró la obra. Estuve feliz disfrutándola y no quería que terminara.

Tan complacido quedé que la he visto ya dos veces y planeó verla, por lo menos, una tercera vez pues, en cada ocasión encuentro nuevos motivos de disfrute y los actores mejoran su actuación.

Vaya aquí una sincera felicitación para los productores: Leonardo Ayala y Nallely Aguirre y actores, con la sugerencia al público en general, que vaya a verla. No se arrepentirán y sentirán, como yo, al disfrutarla, el deseo de volver a verla.

No hay comentarios: