noviembre 25, 2010

EMPRENDIENDO EL VUELO

 Dragoncito


 En lo más profundo de mis pensamientos, en la parte más íntima de mí ser, mis impulsos se pelean en desconsuelo con la racionalidad; los temores desgarran mi memoria, los retos nuevos me gritan que ya es hora de comenzar un nuevo vuelo, mas mi esperanza dice que todavía no es el momento para seguir.

 Sentimientos encontrados, donde mi raciocinio se enfrenta a muerte con la cordura, momentos desgarradores de inconciencia, tristeza y dolor; instantes agonizantes de una ilusión. ¡Más de pronto entiendo que la vida es un ir y venir de pasos nuevos, que por instantes nos permiten continuar creciendo, para fortalecer las alas de nuestro ser!

 Dejar el pasado, es uno de los retos mas grandes de nuestra vida, nos desgarramos las vestiduras y nuestras emociones hasta hoy cotidianas, nos atormentan una y mil veces, haciendo que dudemos del paso que hay que dar, nos atamos a falsas ilusiones que sabemos de antemano que nos lastiman y lastimarán por mucho tiempo si continuamos ahí.

 ¡Indecisión! maldito sentimiento que se encaja en nuestros adentros para desgarrarnos las entrañas de la memoria y mostrarnos lo débiles y frágiles que podemos ser. ¡Sí! frágiles hojas de papel que se desmoronan en el contacto del agua de los recuerdos, de aquellos tormentos que nos encanta reencarnar una y otra vez en los adentros de nuestro ser.

 ¡Efímeras rosas somos! enterradas en medio de una tempestad emocional, ancladas a lo que nos hace ser fuertes o nos destroza. Pedazos mínimos de tiempo que nos encargamos en desperdiciar, en temores y remordimientos, que sabemos no volverán, pero los regresamos para atormentarnos cada día un poco más, esclavizados pasamos nuestra propia realidad desperdiciando la inmortalidad efímera que nos dan.

 Y una vez más en penumbras me pregunto ¿Realmente no quieres volar? Los pocos momentos de alegría ya no están, se marcharon y dieron paso a la desconfianza, a los reproches y la inseguridad. ¿Acaso pasarás tu efímera existencia tratando de convencer a alguien de qué el pasado es parte de tu esencia, pero no de tu realidad?

 Dejaras en el olvido, tus enormes alas, que te permitieron tantas veces volar al destino que te espera, dejaras que se pierdan tus sueños, tu alegría y tu libertad  ¿Dejaras morir tu esencia por algo que sólo te causara sufrimiento y ansiedad? ¡Vamos!  Abre tus alas doradas, permite que el viento surque sus recovecos, que las bolsas de aire te suspendan en los cielos, y tu alma surque nuevamente, los valles del universo, que no pasara desapercibido tú tiempo, que tú eres inmortal en tu efímero momento.

No hay comentarios: